Nico Carreño: «La constancia es clave y el trabajo colaborativo es súper importante»

Nico Carreño se considera a sí mismo un artista emergente que cada día va descubriendo más de su identidad creativa, y en conversación con Cultumanía nos comenta de los aprendizajes que ha tenido en sus años dentro de la industria musical.

Nico Carreño frente a una obra de arte.
Nico Carreño.

Nico Carreño es un cantautor que comenzó su carrera musical a temprana edad, influenciado principalmente por su hermano mayor, pero también por figuras como Javier Barría, Radiohead, Esperanza Spalding y Big Thief.

El artista de Rancagua que planea lanzar su próximo disco a inicios de 2023, se ha presentado en diferentes escenarios a lo largo del país, siendo las más recientes su participación en el Festival Neo Valpo y en la Feria Pulsar 2022.

En conversación con Cultumanía Nico Carreño profundizó sobre su experiencia como artista emergente, su proceso creativo durante la pandemia del covid-19 y su visión de la industria musical chilena, además de las clases de música que ofrece.

Procesos y aprendizajes

¿Cómo fue que te interesaste por la música y cómo fue que surgió la idea de Escansión?

–Creo que empezó desde bien chico, como influencia principalmente de mi hermano que también hacía canciones. Y desde ahí empecé a seguir esos pasos como de la composición y que después se volvió una cosa muy personal por el canal de expresión que permite la música, comunicar emoción y todo eso. 

Después en el colegio, creo que como en la media, empecé a hacer ya más canciones y empecé a tocar en vivo. Creo que ha sido como desde entonces.

Y respecto al single, supongo que tiene como dos dimensiones. La primera es como que tiene una parte como más como musical, que es que en ese momento estaba tomando clases con la Camila Meza, y con ella estaba viendo trabajando estas cosas como del canto. Entonces yo hace un tiempo que también toco piano y el piano igual lo manejo mucho menos. Entonces siento que componer para el piano es como un lugar que me saca de la zona de confort, en el fondo. 

Eso fue bacán como para la composición, porque tuve que arreglármelas, por así decirlo. Me sirvió harto para la creatividad. Entonces estaba en el piano, jugando  y probando harto con melodías, muy influenciado por la Camila en ese sentido. Creo -si no me equivoco-, que la canción la compuse pensando en que ella hiciera como la segunda parte o algo así. Como que ya había pensado el feed con ella.

Y en la parte de la letra, me gusta un rollo que tengo yo ahora con las canciones, que es como más ambiguo igual. Este último tiempo he rallado con el psicoanálisis y hay harto de eso, como esa idea de que hay más de dos significados. A veces siento que la canción tiene un tinte como de amor o como desamor, pero también hay otras cosas entre medio. Sí, quizás eso es como el rollo lírico de la canción. 

Esta canción ha sido definida como un nuevo episodio en tu carrera, ¿por qué decidiste volcarte a este lado más experimental en este single?

–Yo creo que es como una continuación de esa inquietud que yo tenía en el primer disco, porque siempre me ha gustado el pop y hacer canciones, pero la vez me he enganchado mucho como con la música clásica y el jazz, o diversas manifestaciones de la música.

Y siento que quizás en el primer disco como eran canciones más antiguas, esa energía quizás no estaba tan presente como ahora. Como que esta segunda canción es de plano más raro igual. 

Lo que sí, siento que igual tiene como una estructura como de estrofa-coro, pero claro siento que nunca había hecho una canción que tuviera un espacio como para un solo de guitarra, como cosas que vienen de otras tradiciones. Y como es más nueva, supongo que entraron todas esa inquietudes actuales que tengo como con diferentes estilos de música.    

¿Sientes que estamos viviendo un proceso de recambio en la música con esta nueva generación de músicos que están experimentando con nuevos sonidos? ¿Te sientes parte de esa nueva generación?

–Sí, totalmente. Igual encuentro interesante esa pregunta, porque creo que siempre hay recambios generacionales en ese sentido. Como que siempre hay nuevas personas que están abriendo puertas, cada año que pasa los músicos se van como aventurando y sacando música. 

A mí me pasa que, si bien, todavía me siento como en una etapa inicial de mi carrera, igual siento que no es como un primer disco. No se siente como una cosa como tan iniciática, sino como ya una cosa un poquito más madura de lo que quiero hacer o algo así. Pero totalmente me gusta incluirme en la camada como de los nuevos sonidos o de las nuevas cosas que están pasando igual como con los músicos emergentes.      

¿Dirías entonces que a medida que haces nuevos proyectos, vas descubriendo más tu identidad como artista?

–Sí, todo el rato, claro. Y justamente como que el segundo disco es como un encontrarse con una identidad, que supongo que igual a medida que pasa el tiempo esa identidad también va mutando. Cuando yo hice las canciones en el primer disco, por ejemplo las baterías yo las grabé mucho tiempo después de que las canciones estuvieran listas. En el fondo como que los arreglos de esas canciones fueron como muy del momento, muy espontáneo el proceso. 

En cambio en este segundo disco todo parecía ya más de laboratorio igual. La primera maqueta que hice de la canción ya tenía como las texturas que uno escucha en la canción, como ya todo estaba pensado desde antes, a diferencia del primer disco que quizás había una cosa más exploratoria como de ir probando sonidos no más, muy cachando eso.

¿Cómo crees que los artistas emergentes se pueden posicionar en la escena nacional? ¿Qué es lo necesario que deben tener?

–Creo en mis sellos y hasta ahora mi sensación es que se trata como de tocar harto en vivo, y generar redes. Y sobre todo también ser preocupado de comunicar el proyecto y todo eso, pero también ser como constante con el proyecto

Como te decía, desde la media que toco en bares, y mi intención ha sido la misma, que es dar a conocer mis canciones. Y desde eso han pasado… creo que desde el 2012-2013, como 10 años casi. Entonces el ímpetu es el mismo.

A mí me ha pasado que, si bien siento que mi proyecto todavía no es tan conocido, sí me ha pasado que he notado la diferencia al pasar los años de que ya no son sólo los amigos o los familiares los que escuchan la música, sino como que me comenta gente que no conozco u otras personas van a las tocatas. Como que ha sido muy lento, pero sí efectivamente como que va creciendo. 

Entonces creo que en ese sentido la constancia es clave, y el hacer redes con personas, el trabajo en equipo, el trabajo colaborativo es súper importante.  

Nico Carreño con efecto del rostro borroso.
Nico Carreño.

¿Te costó mucho surgir al principio?

Sí, de hecho gracias al sello he recibido un montón de ayuda en ese sentido como de ir repartiendo ese trabajo. Y claro, eso permite que también uno pueda preocuparse en cierto momentos de ciertos aspectos, pero eso no quita que hoy por hoy el músico igual tiene que hacer un poco de todo. Quizás antes, como que me da la sensación de que la única forma de ser músico era como atarse un sello. 

No sé por qué hoy día estaba pensando en la Paloma Mami. Bueno, es súper buen ejemplo eso, porque ella estuvo en «Rojo», y creo que eso es como el mundo oficial, la tele. Pero ella en el fondo después se salió, y trabajando con algunos productores por la suya, empezó a hacer su voz, y ahora es como increíblemente famosa. Yo creo que es un buen ejemplo eso. 

Ahora, la cosa se mueve así. Es como que uno tiene que hacerlas todas igual, y a la vez eso también es como un poco más cuático, porque hay que aprender muchas cosas al mismo tiempo. Pero al final sigue siendo la misma idea que es como colaborar en pos de un fin común. Por eso, más allá de armar un equipo colaborativo para un proyecto, hacer tocatas en conjunto, juntarse con músicos y juntar públicos de diferentes bandas. Siempre menciono harto la escena que pasó con Los Niños del Cerro, que eso también fue una movida como de tocata y cabros que se juntaban, y ahí fueron creciendo.

¿Crees que la pandemia te afectó de alguna forma como artista o marcó algún precedente en el desarrollo de tu música?

Sí, yo creo que como persona me afectó harto en lo emocional. Yo creo que de hecho, las canciones del segundo disco igual están influenciadas por eso. 

No estoy seguro, pero tengo el proyecto de que el segundo disco se llame ISRS, que es una sigla que habla como de una familia de medicamentos que se utiliza generalmente para la ansiedad social o cosas así. Y creo que igual estaba influenciado también por el cómo toda la dimensión psíquica en uno puede afectar también lo externo o la sensación externa. Y bueno, la pandemia fue un buen ejemplo de ello igual, o sea, cómo a veces una cosa externa podía influenciar en uno mismo el hecho de no poder salir, o a veces sentirse como atrapado en uno mismo. En ese sentido esta canción, que es súper oscura, tiene esa energía que trajo consigo como todo este rollo de la pandemia.

Volviendo poco al tema de los artistas emergentes, desde tu experiencia, ¿has visto algún tipo de diferencia entre el trato entre las mujeres y los hombres?

Sí, caleta. De seguro hay hartas mujeres bateristas, o por ejemplo que son intérpretes en música, pero creo que por una cosa cultural, no veo un interés tan fuerte. Por ejemplo, si uno busca bateristas como para acompañarse de sus proyectos, muy pocas son mujeres. De hecho, hay mujeres muy buenas, muy conocidas. 

El paradigma igual está cambiando fuerte y eso es bacán. Pienso en la movida de muchas mujeres ingenieras, como la Victoria Cordero. Como que hay un rollo también de género súper claro, pero todavía siento que es una cosa que está en proceso de cambio.

Como músico, siento que en el fondo la idea es ir siendo parte de ese cambio. Yo, por ejemplo, como hombre cis me siento en una posición de privilegio, entonces siento que lo que uno hace es aportar al cambio que las mujeres y las disidencias proponen, y siento que la función de uno es simplemente no ser una piedra de tope, como frenar esos procesos.

Háblanos un poco de las clases de música que das.

Ya bacán. Hace un tiempo que vengo haciendo clases particulares, y ahí trato también de ir transmitiendo esos conocimientos desde mi experiencia como cantautor, aplicado igual a la teoría musical, a la aplicación instrumentos. Generalmente, mucha de la gente a la que le he hecho clases, la verdad como que llega enganchada como por mi música, más que por querer aprender guitarra de la nada.

Pero en ese sentido igual soy muy abierto a eso, desde si la gente quiere aprender música o quiere aprender ciertas herramientas para aplicarla en sus propias composiciones, hasta una cosa quizás más básica también, como de querer relacionarse por primera vez con un instrumento y todo eso.

¿Y las haces de manera presencial, online? 

Yo soy de Rancagua, para la gente de Rancagua las hago presencial, y online para la gente que no es de acá.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Compartir
Ir al contenido