Cortesse: «La centralización en Chile es heavy y ojalá no existiera»

Cortesse con una camisa burdeo y un fondo gris.
Cortesse.

Juan Carlos Cortés, conocido como Cortesse, es un amante de la música, que aprendió desde temprana edad a producir y componer sus propias canciones. Oriundo de Victoria, Región de La Araucanía, el joven de 23 años actualmente se encuentra estudiando en la Escuela Moderna de Música y Danza en Santiago, y cuenta con cinco sencillos que anticipan su álbum debut “Cerca”, un trabajo en el que expone recuerdos íntimos y nostálgicos de su vida personal.

De ellos, dos fueron lanzados recientemente. “<3” y “Detrás de la pantalla”, en las cuales profundiza sobre temáticas como la tolerancia a la frustración y los efectos emocionales del distanciamiento físico en tiempos de hiperconectividad digital. Sin embargo, Cortesse no se limita a un sólo género musical, ya que asegura que le gustaría explorar nuevas melodías que reflejen sus distintas facetas musicales.

Cuéntanos un poco de ti, ¿Quién es la persona que está detrás de este proyecto musical?

-Bueno, la persona que está detrás de mi proyecto musical soy yo, porque digamos que el nombre de mi proyecto musical no hace referencia a un grupo u otra cosa, sino que es mi nombre artístico. Cortesse soy yo, y eso creo que eso se ve mucho en la letra de las canciones, en la puesta en escena que tengo y en las redes sociales.

Tengo la bendición y la maldición de haber nacido en Latinoamérica, porque en otras partes hay una persona encargada para cada cosa. Está el que escribe las letras, está el que produce, el que mezcla, el que graba, el vestuario, etc, y por eso digo que es bonito, porque acá en Latinoamérica uno tiene que hacerlo todo, y al mismo tiempo igual es una cosa media mala porque sería bacán poder trabajar con un equipo, pero estamos acá y así es como nos toca.

Me ha tocado hacer desde no sé, desde los reels que he subido ahora último, y un amigo que está estudiando Comunicación Audiovisual me dijo «ya, bacán, querí hacer un reels. ¿Cómo quieres que sea el plano? ¿Cerrado, abierto, con harta exposición?», y yo así: «No sé, yo hago canciones». Pero hay que aprender a hacer cosas nomás, cachai? 

Quizás ahora no tanto, porque ahora hago canciones, las produzco, ahora aprendo de un primerísimo primer plano de cámara o también de un gran angular. Todavía estoy aprendiendo, pero es un proceso, y creo que es súper importante saber hacerlo, porque nadie lo va a hacer por ti, y mientras más herramientas vayamos sumando al proyecto, creo que es mucho mejor. 

Entonces ha sido distinto porque de a poquito se van sumando más cosas. Ya no es solamente la guitarrita y el micrófono, ahora es con interfaz de audio para grabar, la cámara del amigo, los medios de comunicación y las entrevistas. Entonces de a poquitito, muy poquitito, se han ido sumando cosas, y creo que eso ha sido súper bonito.

¿Qué te hace querer ser tú mismo en tu carrera y no adquirir un personaje como lo hacen muchos otros artistas?

-Me he dado cuenta de que hasta ahora todas las canciones que he publicado tienen un contexto muy parecido, como un rollo muy similar con la nostalgia y la penita. Entonces, cuando estoy tocando en vivo me doy cuenta de que tengo que ponerme en el mood de la penita para poder cantarlas, cachai? Pero, no es un personaje, porque son cosas que ya pasaron.

Y en cuanto al por qué esto es tan fiel a lo que soy yo, es porque en este primer álbum que se está descubriendo, el concepto es uno, y es que yo como compositor y arreglista -que es lo que estoy estudiando y es lo que soy-, hago miles de canciones en el día, entonces tengo un montón de otras facetas completamente distintas a la música que acaba de salir. Y encuentro que eso es algo muy importante. 

Mi papá no es músico, pero creo que es una persona que tiene muy buen ojo para dar opiniones o analizar las cosas que yo estoy haciendo. Es una persona que estaba súper vinculada al proceso, y una vez me habló del multi género, y me dijo «yo conozco toda la música que tú haces, toda la que no ha salido, la que ya salió y la que está por salir, y sé que estas primeras canciones son un pedacito de todo lo que tú estás haciendo». Como que va a ser muy heavy cuando llegue el momento en el que saque mi segundo y tercer álbum, y la gente diga «Wow, no sólo cantaba cosas tristes», cachai?

He estado haciendo un montón de cosas a lo largo de todos estos años, entonces han habido un montón de procesos, un montón de influencias musicales que son súper ricas, creo yo. Entonces claro, si bien todas las canciones que han salido hasta ahora son muy específicas, no estoy para nada cerrado a hacer algo completamente distinto

Y eso es lo que hace que yo no quiera hacer un personaje, porque cuando saque un disco de reggaetón, de boleros, rap, o música clásica, no va a juntar.

¿Cómo encontraste el estilo del en que estás actualmente y quienes te han influenciado?

-El disco que está saliendo ahora fue un periodo súper específico. Se llama «Cerca«, porque tiene mucho que ver con las distancias, tanto físicas como geográficas, internas como externas, y con personas distintas de mí, como conmigo mismo.

Y fue compuesto en un periodo de mi vida en el que tuve que irme de mi casa, que fue cuando cumplí 18 años. Salí del colegio y me tuve que venir a estudiar a Santiago, tuve que alejarme de mi familia, de personas que quería, del sur, un lugar físico. Tenía que estar en otro lugar un poco más áspero, más caluroso, más frío, no conocía a nadie.

Fue un proceso. Y ahí empezaron a salir canciones como «Fotos del sur», que es literalmente una canción que le dedico a un recuerdo en mi memoria, que fue un fin de semana en el que me había venido de Victoria a Santiago, y cuando llamo a mi papá, me mandan una foto de mi casa -donde yo había estado ocho horas antes- y estaba tapada de nieve, y en Victoria no nieva nunca.

Todo este disco en general tiene que ver mucho con distancias. La penúltima canción que saqué se llama «Corazón», pero trata de una distancia distinta. Una distancia que me di cuenta que yo tenía conmigo mismo. Es sobre qué tan enterado puedo estar, de los procesos que estoy viviendo, de qué tan consciente soy de ello, y cómo puedo hacerme cargo. Siento que esa canción habla un poco de la presión también y de cómo poder lidiar con ella

Por lo general dicen que la música es un mundo difícil, que hay que ser cuero de chancho, y un montón de cosas, y son presiones que a pesar de que uno crea en lo que está haciendo o le esté poniendo ganas, aún así influyen un montón

Esa canción dice «No quiero salirme de la cama, y pensar que todo va a ser distinto y que voy a ganar y a triunfar, y en verdad, a veces estoy corriendo tan rápido que no sé hacia dónde voy. Tampoco quiero parar, pero tengo miedo». Creo que la canción dice un poco de eso, y el coro dice «Corazón tan apurado por llegar y con razón sigo alejándome, porque estoy apurado por lograr algo» y en ese miedo, y con todas las cosas que suceden alrededor, termino alejándome porque hay que seguir persiguiendo algo que quizá no existe.

Fotografía en blanco y negro de Cortesse en la que se ve su reflejo a través de un espejo.

¿Por qué decidiste hacer de la música tu vida?

-En algún momento quedé en la universidad para estudiar psicología, que era como mi otra opción, pero no me hacía sentido tener una carrera y en paralelo dedicarme a la música. Sentía que si no lo iba a hacer bien, mejor no lo hacía. 

Una vez me dijeron que hay personas que ven cómo el tren se va, y otras que se suben al tren. Entonces yo decidí subirme al tren, y si el tren choca, bueno me bajo y me subo a otro, cachai? 

¿Por qué decidiste venirte a Santiago, y cómo ves el desarrollo de la música en las regiones? 

-No había lugares que me convencieran estudiar música en el sur, porque no había mucho. En verdad era como estudiar música clásica docta, pero como en cursos y talleres. Lo que sí había era pedagogía en música, pero no es lo mismo que estudiar composición y arreglos de música popular, o estudiar interpretación en algún instrumento, producción musical. No era eso lo que estaba en el sur, y el único lugar en que estaba, según yo, era Santiago. Había otros lugares, pero eran casi igual de rebuscados que quedarse en el sur.

Entonces, lo de venirse a la capital es una de todas las cosas que hay que hacer. Lo otro también es que sabemos que Santiago es Chile y en el fondo si no estás en Santiago buscando cosas, es más difícil.

No sé cuántas cosas me han sumado por estar acá, pero sí sé que si estuviera en el sur probablemente habría hecho menos cosas, porque quizás querría ir a la radio tanto, pero está en Santiago, o al medio tanto, pero está en Santiago, o me invitaron a tocar en tal cosa, pero tengo que viajar a Santiago. Entonces creo que era algo que había que hacer.

La centralización es heavy y ojalá no existiera. Y ahí vamos a la otra pregunta que decías tú. Hay miles de personas tocando, componiendo, escribiendo, produciendo en todas las ciudades de Chile. No es que no existan músicos de región, es que los lugares para poder exponer esa música son mucho más acotados, y, o son de nicho, es decir, son las mismas personas tocando por muchos años y las personas nuevas no tiene tantas oportunidades, y aunque las tengan, las ciudades son pequeñas; o no tienen tanta difusión o alcance, y al final, aunque toquen 500 veces no van a seguir siendo escuchadas, cachai? 

Así es como lo veo yo. Esto creo que igual es importante. Acabo de decir que quizás si hubiera estado en el sur no podría haber hecho ninguna cosa, pero sumando y restando de las cosas que he hecho hasta ahora, quizás sí las pude haber hecho desde el sur. 

En Victoria hay un festival que se llama Salisbury, y otro paralelo, que se llama Victoria Music Camp, y ya llevan como cuatro o cinco años haciendo un festival intensivo en los veranos de música. Con músicos de Argentina y profesores de distintas partes. Lo encuentro súper bonito, ojalá que tuviera más continuidad.

La idea se tomó prestada de algo que se hace en Córdoba, que es un festival de jazz al que fuimos en 2017. Creo que de ahí viene esa idea de hacer algo en el que se respira música, se respira producción, se respiran interpretaciones de instrumentos, repertorios, lo que sea. Se puede y se hizo.

¿Qué significa este disco para ti, y cuáles son tus aspiraciones a futuro como artista?

-Este disco es muy importante para mí, porque siempre es importante lo primero que uno hace. Es el primer disco que tengo y siento que me va a ayudar mucho a entender qué estoy haciendo, y entender que es una realidad, que lo que he estado soñando todo este tiempo existe y está consolidado en ese disco, en el que le he puesto años de trabajo, años de cabeza a la letra y a la melodía, años de estudio, años de cómo desarrollar las cosas.

Siento que es una consolidación de mi proyecto de vida que estoy viviendo hoy. Hoy me gustaría dedicarme a la música, a componer, a producir. Sólo viendo tutoriales de YouTube aprendí a producir a los 14 años, y desde ahí yo pude grabar mis propias cosas y empecé a mejorar. Y ahora tengo compañeros que están produciendo sus discos conmigo. Eso me tiene muy contento.

Siento que lo de tener un primer disco es un gran paso. Creo que va a ser una puerta a hacer todos los otros discos que hablaba, de todos los géneros habidos y por haber.

Y mis proyecciones como artista son ojalá seguir produciendo, lo encuentro entretenido, y seguir haciendo discos. Tengo una lista en mi teléfono y yo creo que las canciones de mis primeros tres discos ya están listas, sólo tengo que grabar. 

Todo el tiempo estoy haciendo canciones. Creo que eso me gusta mucho, como que siempre estoy haciendo mucha música. 

Me gustaría, no sé, algún día salir de gira, poder mostrar la música. Siento que hay muchas personas que disfrutan mucho de ella, entonces me gustaría poder llevar mi música a muchos lugares, salir de gira por Chile y por más países

Ahora, con todo esto de la prensa y las canciones nuevas, he salido en medios de Argentina, Colombia, México, me ha empezado a seguir gente de muchas partes. Qué rico que en otras parte esperen a que yo pueda viajar para allá, pese a que yo estoy recién partiendo. Eso me hace muchas ilusiones. 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Compartir
Ir al contenido